Posteado por: Juanjo | septiembre 28, 2008

Médico de cuerpos y almas

Título: Medico de cuerpos y almas

Autor: Taylor Caldwell

Reseña:

“En su espíritu habitaba la profunda sabiduria médica alejandrina. En sus manos tenía el poder de preservar la vida y vencer la muerte. Lucano había adquirido sus conocimientos en e poderoso y espléndido imperio babilónico, cuna de la ciencia, y en la magnífica Biblioteca de Alejandría, donde miles de volumenes atesoraban secretos arcanos que contenían el poder se sanar las enfermedades del cuerpo y el alma. Durante el largo viaje que lo llevaría desde Roma hasta Tierra Santa, Lucano se convirtió al cristianismoy utilizó su arte y su devoción para aliviar la desesperación de aquellos que encontró en su camino, humillados bajo el llugo imperial roman. Médico de cuerpos y almas narra el periplo del gran sanador Lucano, mas conocido como san Lucas, el tercer evangelista. Una novela donde los valores sublimes de un hombre entran en colisión con la crueldad en una sociedad en plena decadencia.”

Primera Parte:

“Lucano nunca estaba seguro de si sentia o no cariño po su padre. Una cosa era cierta: que sentía lástima por él. Los hombres sencillos y sin pretenciones podían ser admirados. Pero su padre no era ni sencillo ni sabio.

Los contables y archiveros ocupan un lugar importante en la vida, especialmente cuando son diligentes y conocen la importancia exacta de sus cargos, sin pretender que poseen dones especiales. No les favorece habñar de “hombres inferiores” en tono culto y superficial. Pero la madre de Lucano sonreía tan tierna y dulcemente cuando su esposo expresaba estos ridículos prejuicios, que su compasión anonadaba a su hijo.

Además esxistia la costumbre que Eneas tenía que lavarse las manos con leche de cabra frotando cuidadosamente el blanco líquido por todas las arrugas, grietas y coyunturas. A la edad de diez años, Lucano había comprendido que su padre no trataba únicamente de suavizar y blanquear sus manos, sino que intentaba borrar las huellas de una anterior esclavitud. Est irritaba a Lucano, porque inclusi entonces sabía ya que cualquier clase de trabajono degradaba a menos que fuese degradante en la mente de quien lo realizaba. Pero cuando Eneas agitaba delicadamente sus manos húmedas en el aire suave de Siria para secarlas, Lucano podía ver las zonas desfiguradas en las palmas y la desagradable gran cicatriz sobre el dorso de la grácil mano derecham y entonces una oleada de piedad le inundaba como un vago sentimiento de amor. Sin embargo, su comprensión aún era pueril…”

Taylor Caldwell

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: